jueves, 6 de noviembre de 2014

Cortezas de pollo




Es una deliciosa manera de aprovechar la piel del pollo cuando no se utiliza. Estas cortezas son mucho menos indigestas que las de cerdo que muchos de nosotros habremos comido viendo la tele o bebiendo cerveza en la barra de algún bar.
Son muy fáciles de hacer y el resultado son unas deliciosas cortezas de piel de pollo bastante ligeras.

Ingredientes:

  • La piel de un pollo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Tomillo
Enjuagamos, secamos y cortamos la piel del pollo a trozos no muy pequeños.



Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite y cuando esté muy caliente vamos echando los trozos de piel de uno en uno.


Los dejamos que se doren bastante para que queden bien crujientes y los ponemos sobre papel absorbente.


Emplatamos con sal y tomillo y a comer.




Bon appetit.